(Washington, 10.02.17).-  El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, diputado Freddy Guevara, se reunió en Washington con el Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para solicitar la actualización del informe sobre la crisis en Venezuela y que se retome de manera definitiva la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

Durante el encuentro, Guevara planteó cinco puntos, donde manifestó el agravamiento de la crisis en el país y la falta de institucionalidad democrática. “’Primero, hoy en Venezuela se viola la inmunidad parlamentaria, el pueblo venezolano está viviendo en dictadura por un gobierno que se niega a realizar elecciones”.

En el segundo punto destacó que el dialogo en Venezuela fracasó por el incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno de Nicolás Maduro; como tercer punto planteo la prohibición de salida del país de los diputados Luis Florido y Williams Dávila. “Deben generarse mecanismos que permitan la salida democrática de la dictadura. Los diputados Luis Florido y Williams Dávila fueron objeto de la persecución política, al anularles su pasaporte de manera ilegal, ahora no pueden salir del país a cumplir su labor como parlamentarios”.

El también coordinador nacional encargado de Voluntad Popular rechazó el injusto encarcelamiento del también dirigente nacional de la tolda naranja y diputado de la AN por el estado Miranda, Gilber Caro. “Está secuestrado desde hace un mes, están violando su inmunidad parlamentaria.  Además, han aumentado las agresiones y aislamiento en contra de Leopoldo López y los presos políticos. Como quinto punto pedimos que se actualice el informe de la OEA entregado en el 2016 por el Parlamento Nacional venezolano, se informe a los embajadores y se retome de manera definitiva la aplicación de la Carta Democrática Interamericana”.

Guevara aseguró que deben intensificarse las acciones de presión nacional e internacional, debido a que los venezolanos atraviesan “la peor crisis de la historia, y que a través de acciones articuladas se permita liberar a nuestro pueblo. Asimismo, buscar unas elecciones que generen al país elegir quien debe estar en la silla presidencial”.

Con respecto al proceso de diálogo, Guevara sostuvo que fue un “engaño” en el cual el gobierno jugó con la buena fe de instituciones como el Vaticano y donde se le negó al pueblo de Venezuela el derecho a elegir con el referendo revocatorio.

“Hay una amenaza inminente de ilegalización de los partidos políticos a través de un proceso ilegal administrativo que pretende secuestrar el derecho de los venezolanos a asociarse libremente para plantear sus ideas. Está en riesgo que se ejecute una reglamentación del CNE que pone condiciones casi imposibles para que los partidos se puedan legalizar. Para el régimen de Nicolás Maduro no es fundamental que haya elecciones en Venezuela”.

Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, precisó que desde el comienzo del diálogo en abril la cifra de detenidos políticos aumentó, por lo que denunciará que en Venezuela no están garantizados los derechos políticos, que el sistema parlamentario ha sufrido prácticamente un cierre por la estrategia del gobierno de acallar a la oposición y que se ha agravado la crisis social y humanitaria desde el inicio de la mediación auspiciada por Unasur y el Vaticano el 30 de octubre pasado.

Almagro también hizo referencia a la agresión a la cual fue objeto el presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano, Luis Florido, al anularle su pasaporte y aseguró que es una estrategia política del gobierno para dilatar a la Asamblea Nacional. “A los diputados se le han violados sus fueros y se ha visto como el sistema parlamentario ha sufrido prácticamente un cierre técnico, así como el gobierno de Venezuela ha anulado leyes e impide rendición de cuentas. Venezuela atraviesa por un régimen autoritario”.

Finalmente, el secretario general de la OEA, denunció el riesgo que corre el vicepresidente del Parlamento venezolano, Freddy Guevara, en su regreso al país. “Exhortamos para que cuente con las garantías fundamentales para que su retorno sea seguro y las amenazas que se han hecho a su persona no se concreten, ya que sería el más grave de los despropósitos que estaría cometiendo el régimen venezolano”.